Centro de Innovación de la Universidad de Chile: El monolito sutil de Alejandro Aravena

Centro de Innovación de la Universidad de Chile: El monolito sutil de Alejandro Aravena

El ángulo estándar de 90 grados rara vez ocurre naturalmente en la naturaleza. En arquitectura, parece ser la convención. Es más fácil fabricar y apilar cosas en ángulos rectos, especialmente cuando esas «cosas» son pisos y paredes. Idealmente, siguiendo la regla de la plomada, el ángulo recto se ha ganado el lugar que le corresponde, gracias a la gravedad. El Centro de Innovación de Alejandro Aravena para la Universidad de Chile, Santiago Metropolitana, es una muestra impresionante del poder del ángulo de 90 grados.

Volviendo al ángulo de 90 grados, en la naturaleza es una hazaña difícil de lograr. Un edificio con esquinas tan nítidas puede parecer en contraste con la naturaleza. Entonces, ¿cuál es el punto aquí? ¿Deberíamos evitar diseñar con ángulos rectos porque no son naturales? La arquitectura en sí misma no es natural, entonces, ¿por qué debería siempre imitar la naturaleza? Incluso los enclaves de roca arcaicos y las casas en los árboles fueron alteraciones hechas por el hombre para formar un espacio habitable. Alteraciones. Por eso, el contraste entre el diseño de un edificio rectilíneo y el flujo orgánico de la naturaleza es un punto de interés, como en el Centro de Innovación.

Este edificio institucional responde a la expectativa del cliente de contar con un centro de innovación con “mirada contemporánea”. Se necesitan los principios básicos de suma y resta para formar una composición simple. Tal simplicidad ha dado como resultado una fachada opaca que se suma a su célebre sofisticación. Por supuesto, surge el tema de la monotonía. ¿Dónde está la vitalidad y el color que se adapta bien a la vida del campus?

Teniendo en cuenta las condiciones climáticas del desierto local, la alta concentración térmica ayuda a prevenir la ganancia de calor. Las fenestraciones necesarias visibles en la fachada están empotradas deliberadamente. Tienen un tamaño elegante y están colocados para maximizar la iluminación natural y la ventilación cruzada.

En relación con la escala humana, esta gigantesca estructura comienza a partir de una escala más pequeña de bloques desde el suelo y se eleva a tamaños sustanciales en los pisos más altos. Con 11 pisos de altura, exige atención y respeto, pero aún así parece brutalista.

Los huecos visibles en la fachada no se parecen en nada a los casilleros, sino que son ventanas que abarcan varios pisos a la vez. En el interior, estos pisos comprenden una “matriz” de áreas de reunión formales e informales y espacios de trabajo diseñados para fomentar las interacciones entre los diversos ocupantes. El edificio mira hacia el interior, con un atrio abierto en su núcleo. Un adelanto de sus interiores hace que parezca vivo.

En busca de una mirada contemporánea, Alejandro Aravena logró un diseño guiado por una geometría estricta y un marcado carácter monolítico. Quizás su falta de cultura y ser introvertido es lo que lo convierte en una característica tan dominante en el campus. Su sencillez la convierte en una pieza monumental.

Información del proyecto
Arquitectos: Alejandro Aravena | ELEMENTAL
Ubicación: Vicuña Mackenna 4860, Macul, Región Metropolitana de Santiago, Chile
Proyecto: Equipo Alejandro Aravena, Juan Cerda Colaboradores Samuel Gonçalves, Cristián Irarrázaval, Álvaro Ascoz, Natalie Ramirez, Christian Lavista, Suyin Chia, Pedro Hoffmann
Área: 8176.0 Metros cuadrados
Proyecto Año: 2014
Fotografía: ELEMENTAL | Nina Vidic, Nico Saieh

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.